¿Quién dijo que comer sano no era divertido?

300 niños demostraron ayer sus dotes culinarias realizando 1.000 helados de nectarina. heladosano Estas creaciones fueron posibles gracias a la clase magistral que el maestro heladero Diego Guglielmi impartió en El Arenal para los pequeños chefs y a Mercabilbao por suministrar los 100 kilos de esta fruta de temporada para la creación de los postres. 250 gramos de nectarinas, 70 gramos de azúcar, hielo y mucho ritmo fueron los ingredientes necesarios para crear los cremosos artesanales helados. Los pequeños siguieron paso a paso el itinerario para que los helados quedaran cremosos y con textura. Esta era la primera vez que Leire hacía un helado ella sola, “ha quedado muy rico”, señalaba la joven. En el acto estuvo presente Mariano Gómez, concejal de Salud y Consumo, quien afirmó que esta era “una forma rápida y sencilla para que los niños vean que se puede comer fruta de manera rica y saludable”. Una receta sencilla que se prepara de una manera fácil y divertida de reponer fuerzas.